Análisis Globalonet: El saque de banda

En el fútbol, cuando el balón abandona el terreno, el partido se detiene. Para que el corazón vuelva a latir es fundamental reanudar el juego y para ello hay que devolverle al fútbol su órgano vital. Claro que hay diferentes maneras de hacerlo, todas con sus historias, sus secretos y sus fundamentos. Si el balón hubiese abandonado el campo de juego por una de sus dos bandas laterales, la manera aprobada por la norma número 15 del reglamento de la FIFA para continuar con el partido, es el saque de banda. Una de las jugadas más menospreciadas en la historia del deporte rey.

El saque de banda posee una gran virtud, pero a su vez convive con una limitación que lo condena. Una característica importante del lateral es la posibilidad de eludir una de las leyes más temidas del fútbol, la ley del offside. Sin embargo esto no alcanza para soslayar el impedimento que lo condena, un lateral nunca se podrá transformar en gol, sí en asistencia, pero nunca en un gol de manera directa. Quizá por ello ningún futbolista sueñe con realizar un saque de banda. Ellos suelen soñar con goles o apiladas monumentales a pura gambeta pero nunca con sacar un lateral. De cualquier manera alguien debe hacerlo.

Iker Casillas, ex arquero del Real Madrid, sacando un lateral.

Para cualquier ejecutante la premisa básica es intentar entregarle el balón a un compañero, como debiera ser siempre en el fútbol independientemente de las circunstancias. Aunque no todos los laterales son iguales. Hay laterales y laterales. No es lo mismo sacar arrinconado en campo propio, pegado al banderín con todos los compañeros presionados por rivales, que hacerlo desde la mitad de la cancha donde la presión suele disminuir y las variantes multiplicarse.

Con el paso del tiempo el fútbol ha evolucionado y con él, también lo han hecho los saques de banda, sobre todos los realizados en las proximidades del área rival. De un tiempo a esta parte, es cada vez más frecuente ver envíos desde los laterales llegar al área rival con las peores intenciones. La especialización de lanzadores de saques de banda han convertido a las ejecuciones en una especie de herramienta de asedio aéreo, muy similares a los viejos saques de esquina que indefectiblemente caían en el área sin escalas previas. El paradigma ha sido modificado, ya no importa tanto quien recibe el balón, sino cuales son las capacidades del ejecutante del lateral y que variantes ofensivas puede generar.

Rory Delap, considerado el mejor sacador de laterales del mundo.

La maximización de recursos en la evolución constante del fútbol ha reposicionado al lateral como una jugada con mayores ambiciones que las de tan solo reanudar el juego. Así lo demuestra la decisión del entrenador del Liverpool de Inglaterra, finalista de la edición 2018 de la Champions League.

Jurgen Klopp, Director Técnico del Liverpool inglés contrató una empresa especializada en la mejora de los saques de banda.

Jürgen Klopp ha sumado recientemente a su equipo de colaboradores a Thomas Gronnemark, fundador de “Trow-in”, una empresa dedicada a mejorar el rendimiento de los saques de banda y cuyo lema es “Los buenos saques de banda ganan partidos”.

Con la amplia cantidad de saques de banda que posee un equipo durante un partido, desarrollar un método organizado y esquemático de aprovechamiento de los mismos puede convertirse en una variante estratégica importante para cualquier equipo.

El fútbol ha llegado a la era del lateral.

Juan Manuel Ferrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s