Matías Zaldivar: “En el fútbol todo el tiempo estás defendiendo la comida de tu familia”

El mundo del fútbol es mucho más amplio de lo que parece. Los flashes y las coberturas de los medios muchas veces se conforman con llegar a la superficie. Un universo infinito como el del fútbol se nutre de miles de historias y de vidas como la de Matías Alejandro Zaldivar. Nacido en Villa Porá, un asentamiento humilde de Lanús hace 22 años, quedó libre de Arsenal de Sarandí luego de hacer todas las divisiones inferiores en el club y haber jugado ocho partidos en primera división entre 2014 Y 2017. De repente, una oportunidad inesperada, le volvió a abrir las puertas de un universo que puede ser tan maravilloso como cruel.

Matías Zaldivar en un partido frente a los Ángeles Galaxy

¿Dónde estás jugando en la actualidad?

-En el Rio Grande Valley Toros de la segunda división del fútbol de Estados Unidos.

¿Cómo llegaste a Toros?

-Mi representante me consiguió una prueba en febrero de 2018. Vine me probé y tuve la suerte de quedar.

¿Después de la prueba volviste al país?

-No, después de la prueba me quedé acá haciendo todos los papeles para estar en regla. Inmediatamente empecé a entrenar y a jugar con el equipo.

¿Cómo le contaste a tu familia que te quedabas en Estados Unidos?

-Ellos sabían que venía probarme y que si me iba bien me quedaba. Cuando me confirmaron que iban a contar conmigo en el club, llamé por teléfono a mi casa para contarles a todos, se pusieron muy contentos.

¿Quién fue la primer persona con la que hablaste?

-A la primera que llame fue a mi novia Cinthia. Le conté que habia quedado. Ella se puso muy contenta. Después hicimos una videollamada con toda la familia. Mi papá, mi mamá y mis hermanos. Todos me felicitaron, es un recuerdo muy lindo.

Hasta la aventura americana, Matías habia vivido toda su vida en Villa Porá con su papá, su mamá, sus dos hermanos y su hermana. En el 2015, su novia se mudó a la casa de la familia Zaldivar para convivir con su pareja. En el 2017 Matías y Cinthia fueron papás. Antes de que Liam cumpla un año, su padre debió partir.

¿Cómo es estar lejos de tu hijo?

La verdad se hace muy difícil. Cada día que pasa se hace más difícil, lo  extraño mucho. Extraño a toda mi familia y a mis amigos también. Pero es un sacrificio que tengo que hacer.

¿Hablas con Liam?

-Sí, todos los días hacemos videollamadas. Antes de los partidos siempre lo llamo así me da un poquito más de fuerza. Todo esto lo hago por él.

¿Estás son las cosas más difíciles de tu profesión?

-La gente cree que ser futbolista es fácil, que es todo diversión, pero la verdad es que no saben nada de todo lo que un futbolista tiene que pasar para llegar y mantenerse. Es un sacrificio muy grande.

¿Podés disfrutar de jugar el fútbol siendo profesional?

-Nunca deja de ser un trabajo. Todo el tiempo estás defendiendo tu trabajo, la comida de tu familia. Y no solo es el trabajo propio, están tus compañeros, los entrenadores y toda la gente que trabaja en un club. El fútbol profesional es un trabajo en todo momento.

Una villa emergencia del conurbano bonaerense tiene muy poco en común con una ciudad del sur de Texas como McAllen. Quiza el único punto de contacto de estos lugares sea el protagonista de esta historia. Adaptarse es una capacidad de los sobrevivientes. La distancia con los seres más queridos sumado a un ambiente desconocido puede ser un coctel demasiado potente para alguien que no está preparado.

¿Cómo es tu rutina diaria?

-Bueno normalmente entrenamos a la tarde. Cuando me levanto a la mañana, voy un rato al gimnasio, tomo mate, miro la tele y después me voy a entrenar.

¿Cómo te manejas con el idioma y con las necesidades del día a día?

-Por suerte me hice amigo de un colombiano que vive hace muchos años acá. El tiene auto y cuando necesitamos algo vamos al supermercado juntos. También me ayuda con el idioma. Me ayuda con todo. Del idioma estoy aprendiendo lo básico y quiero aprender más.

¿Cómo es la ciudad y cómo es su gente?

-McAllen es muy linda, muy tranquila. La gente es muy respetuosa y muy tranquila también.

¿Te reconocen en la calle?

-Aca en McAllen los jugadores de Toros somos conocidos, igualmente no son tan apasionados como los argentinos. Me paran, me saludan pero siempre con mucho respeto.

¿Qué otras diferencias notás con Argentina?

-Acá está todo el tiempo todo muy limpio, todo muy tranquilo y organizado. Llegan los fines de semana y no pasa nada, todo sigue muy tranquilo siempre.

¿Te imaginás jugando en la Selección Argentina algún día?

-El fútbol da muchas vueltas y nunca sabés que puede pasar. Hoy estas acá y mañana podes estar en un club más grande, con otro nivel, otro roce. No pienso en la selección, pero si un jugador te dice que no sueña con jugar para su país te miente.

Juan Manuel Ferrera.

Zaldivar en su paso por Arsenal de Sarandí.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s